¿Donde veranean los famosos?

Los personajes televisivos y conocidos por el gran público sirven de inspiración y modelo para muchas personas en su día a día.

En muchos casos son personas que han alcanzado un alto grado de éxito en sus carreras profesionales, en su mayoría deportistas, cantantes, actores y modelos, y es por ello y por el ADN curioso que tiene el ser humano por lo que cualquier acontecimiento o simplemente aparición de estos famosos es noticia y se analiza en multitud de revistas del corazón.

El alto nivel adquisitivo que gastan normalmente asegura una gran calidad y belleza de los destinos que suelen elegir como lugar donde pasar sus vacaciones, por lo que si la cartera lo permite y aún no se ha elegido el plan de éste verano, se puede pasar el verano como una autentica “celebritie”.

Ibiza

3582515838_9f25323914_zLa isla es elegida cada año por un gran número de famosos, tanto nacionales como internacionales, que se decantan por esta paradisíaca isla del Mediterráneo para desconectar y relajarse en sus cristalinas aguas que bañan una cantidad incontable de playas y calas perdidas.

Y no es sólo la belleza natural del lugar lo que atrae a personajes de talla mundial como Cristiano Ronaldo, Lebron James, Naomi Campbell o Kate Moss. Ibiza es también conocida por sus magnificas fiestas con enormes discotecas y los mejores dj´s del mundo, por lo que la diversión está asegurada, eso sí, por un elevado precio en temporada alta.

Saint Tropez

Saint_Tropez_VilleEsta isla de la Costa Azul francesa es sin duda alguna uno de los lugares más exclusivos del planeta gracias a las inmensas playas de fina arena blanca y los exclusivos locales como el conocido Club 55. El puerto deportivo es como una exposición de yates de lujo durante la temporada estival, y contrasta de forma llamativa con la antigua ciudad del siglo XV donde se encuentra.

Es un lugar donde si uno está atento se puede cruzar con personajes de la talla de Elton Jonh, Pais Hilton o Leonardo DiCaprio entre otros.

St. Barth

1Se trata de una pequeña isla de tan sólo 21 kilómetros cuadrados que se encuentra en las Antillas Francesas.
Fue descubierta por Cristóbal Colón durante su viaje a América, pero empezó a ser conocida mucho más tarde, en el siglo XX, cuando se convirtió en destino turístico para muchos famosos norteamericanos encabezados por un miembro de la familia Rockefeller.

Este hecho ha provocado que la isla se conserve magníficamente, con un gran respeto por el entorno natural, y es precisamente este entorno salvaje y natural uno de los motivos que atrae cada año a famosos como Rihanna, Cesc Fabregas o las televisivas Kendall Jenner y Khloé Kardashian.

The Hamptons

TheHamptonsViewSe trata del lugar de moda elegido por los famosos de Estados Unidos, aunque principalmente los de Nueva York, para pasar las vacaciones.

En el extremo más oriental de Long Beach este escondite playero alberga las mansiones de algunos personajes tan conocidos como Steven Spielberg, Ralph Lauren, Jennifer López o Sarah Jessica Parker, además de haber sido en el pasado el lugar elegido por familias tan importantes como los Kennedy o los Clinton.

Este destino es elegido por muchos de ellos por la naturalidad y normalidad con la que pueden hacer sus vidas sin ser acosados por una multitud de curiosos y fotógrafos, lo que les permite actuar con normalidad y aprovecharse de este momentáneo anonimato.

La Gran Isla, la llamada de la aventura

Madagascar es para muchos una isla como se la presenta generalmente en lo imaginario colectivo, con en mayor parte playas y cocoteros. Para otros, es un país de aventuras que queda por descubrir y por descubrir de nuevo. Una llamada en la que son raros los que resisten.

viajesyescapadas

Ambatolampy, fuera de los caminos marcados

Madagascar, la isla continente, es un país con relieves de una gran diversidad. Grandes extensiones casi desérticas, altiplanos, altas montañas y también largas bandas de playas de arena blanca se suceden para dar grandes frisones a los viajeros. Es en este universo muy particular que les llevamos. De Antananarivo, nos vamos para Ambositra, la región de los Zafimaniry, conocidos por su perfecto dominio del arte de madera. Para ir allí, hacemos previamente una parada en Ambatolampy. En función del tiempo disponible, haremos una incursión en las tierras, hacia Ankaratra, una de las cumbres más altas de la isla. Continuaremos después hacia Antsirabe, antigua ciudad termal, apreciada de los colonos y de la alta sociedad de antaño.

Ambositra, la región de los artesanos

Ambositra, es como decimos, una ciudad donde las tradiciones ancestrales son todavía muy vivaces. Visitaremos pequeñas aldeas donde podemos, si tenemos la ocasión, asistir en eventos tales como una boda, o una circuncisión, durante los cuales los oradores juegan un papel primordial. Pero no es posible ignorar la escultura Zafimaniry que es clasificada obra maestra del patrimonio oral y material de la humanidad por la UNESCO. Para tener mejor idea de estos conocimientos, iremos a Antoetra. Es una excursión más o menos ardua que nos espera. Este viaje con viajes-madagascar.com nos ofrecerá la oportunidad de apreciar paisajes de excepción y sobre todo de descubrir la delicadeza de las técnicas de construcción de las casas tradicionales.

Andringitra, en el corazón de las sensaciones fuertes

Después de Ambositra, dirección para Fianarantsoa y su ciudad alta. No nos quedaremos allí mucho tiempo, Ambalavao nos espera. Situada a unos kilómetros de la capital de Betsileo, este pequeño municipio encantador es el punto de partida para Andringitra. Este último es el lugar ideal para los amantes de sensaciones fuertes que además de las excursiones pedestres para la ascensión del pico Boby, podrán dedicarse a la escalada o al parapente en un ambiente natural de una belleza impresionante.

Tuléar, para un descanso bien merecido

Nuestro viaje de aventura se terminará a Tuléar después de una caminata de unos días por el parque nacional de Isalo para descubrir todos sus secretos. Una jornada estará dedicada al ocio a orilla del canal de Mozambique, antes de embarcar a bordo del avión que nos llevará a Antananarivo.

Viaja a Río de Janeiro por los Juegos Olímpicos

Ya falta poco para que de comienzo el acontecimiento deportivo por excelencia a nivel mundial, el momento para el que deportistas de todas la categorías y disciplinas se preparar a conciencia durante cuatro años, y cuando han de demostrar ser merecedores de todos los apoyos y patrocinios que han recibido durante este tiempo, jugándose el poder continuar dedicados al deporte de élite en muchos casos en función del resultado que obtengan y la imagen que logren dar.

El deporte más allá del fútbol, baloncesto y otras disciplinas que generan miles de millones de euros cada año, es ésto, gente muy dedicada y sacrificada que se prepara a conciencia durante mucho tiempo para preparar un momento que puede durar apenas un instante en el que lo que está en juego es muchísimo.
Este año los amantes del deporte están de enhorabuena ya que es año de Olimpiadas, y muchos aficionados pasarán buena parte de su tiempo entre los días 5 y 21 de agosto delante la televisión.

Los más afortunados podrán disfrutar del espectáculo en vivo, ya que seguro que buena parte de los apasionados de este tipo de acontecimientos seguro que están tentados de ir.
Y la tentación no sólo se centra en las pruebas deportivas, ya que los Juegos Olímpicos de 2016 se celebrarán en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, un destino muy atrayente para gran parte de la población mundial, especialmente aquellos que viven en países fríos y nubosos.

m2uVQo79

Foto: www.rio2016.com/es/fotos

Son muchas las empresas de viajes que desde hace tiempo ofertan viajes a la ciudad carioca aprovechando el tirón deportivo y el más que seguro enorme flujo de viajeros que se agolparán en aeropuertos y web de viajes en busca de un vuelo para llegar a Río, que a pesar del relativamente poco tiempo que resta para que llegue el día 5 de agosto, aún se pueden encontrar vuelos y hoteles, aunque no es probable que por mucho tiempo.

Es recomendable estar atento a ofertas y precios en los billetes, teniendo en cuenta que los vuelos un par de días antes de la ceremonia de apertura y después de la de clausura serán considerablemente más económicos, por lo que si no se cuenta con unos tiempos muy justos para el viaje es recomendable aprovechar este tiempo para visitar mejor la increíble ciudad y ahorrar unos euros.

Y es que Río de Janeiro es uno de los destinos más codiciados por turista de todo el mundo debido a la increíble vida cultural y festiva, plagada de desfiles, bailes y los tradicionales carnavales famosos en todo el mundo que dan un poco la idea de como se vive en ala ciudad brasileña.. La belleza de la ciudad no sólo reside en las gentes que la habitan, muy acogedoras y simpáticas, también es un lugar de una enorme belleza natural, con unas playas que no tienen nada que envidiar a las mejores costas del mundo, y al contraste de viviendas, con las características favelas de colores alegres, que no deben ser tan temidas como la televisión y el cine nos han hecho creer, pero que por supuesto hay que visitar con cierta dosis de atención, aunque es de esperar que durante las fechas señaladas la seguridad se incremente de forma espectacular, evitando así incidente que dañen la reputación turística del país y perjudiquen la llegada de futuros turistas.

Los lugares más turísticos como el Cristo Redentor o las playas de Copacabana e Ipanema se inundaran de turistas provenientes de todo el mundo, si bien es cierto que el que sean los primeros Juegos Olímpicos celebrados en América del Sur motive a los viajeros de los países del entorno.

Es por tanto una opción excelente para viajar, aprovechando un acontecimiento deportivo para visitar una de la ciudades más bellas del mundo, que se debe ver al menos una vez en la vida, algo que también podría aplicarse a un acontecimiento tan señalado como son unas Olimpiadas.

Viajar en coche por Europa

Europa es un gran continente, tenemos todo lo que necesitamos independientemente del tipo de turista que seamos o del turismo que queramos practicar. Existen muchas formas de recorrer Europa. Una de las formas menos habituales es hacerlo en coche. Las razones son evidentes: las distancias son muy largas y el precio de la gasolina no suele ayudar. Sin embargo, tras haber probado la experiencia tengo que decir que sin duda merece la pena. La idea de recorrer Europa en coche no es otra que disfrutar del camino, del recorrido entre tu punto de partida y tu siguiente punto de destino. Un viaje en coche da la oportunidad de pararnos las veces que necesitemos a visitar aquellas maravillas que nos encontremos por el camino, paisajes, pueblos con encanto, ciudades monumentales o simplemente disfrutar de las gentes que nos encontraremos.

viajar-por-europa-en-coche

En un avión o en un tren esto no es posible. Lo primero es plantearse como vamos a hacer el viaje y marcar un itinerario que será más o menos flexible en función de lo que nos apetezca. Recuerda que debes descansar cada 2 horas de camino, al menos es lo recomendado. También deberás prever el gasto de combustible y tener una idea al menos de los lugares en los que vas a pernoctar. Para organizar el viaje lo más importante es saber el tiempo del que disponemos, es decir, cuanto tiempo de vacaciones tenemos y luego saber con que presupuesto contamos.Yo recomiendo no hacer más de 500 kilómetros al día y buscar alojamientos baratos que nos permita descansar para luego seguir con nuestro camino. Si sales desde España, por ejemplo Madrid y contamos con 3 semanas de vacaciones, aunque parezca poco tiempo, nos da para hacer un pequeño recorrido por Europa. La última vez que hicimos este recorrido fue hace 2 años, y visitamos 8 países en menos de 3 semanas, fue una experiencia emocionante y me dio una perspectiva más amplia de la Europa y de la Unión Europea.

Aunque vayáis a viajar por vuestra cuenta es bueno consultar antes con vuestro agente de viajes, para los mochileros como vosotros y como yo no tengo mejor recomendación antes de partir que consultar la web de senderismoeuropa.com, donde podremos encontrar información útil para viajar por Europa por nuestra cuenta.Como recomendación y para ahorrarnos trámites legales y fronterizos lo ideal en tu primer viajes es ceñirte a países miembros de la UE, no necesitaremos más que nuestro DNI y podremos pasar por la mayoría de fronteras sin detenernos.

Como decía, en nuestro primer viaje, recorrimos desde España hasta la parte más oriental de Austria, pasando por los Balcanes y volvimos por el norte visitando Alemania. El recorrido fue el siguiente:

Día 1: Madrid (España) – Biarritz (Francia) , visitamos esta ciudad francesa del País Vasco Francés. Sin duda una buena parada para conocer un poco más de los vascos franceses.

Día 2: Biarritz (Francia) – Marsella (Francia), una de las ciudades más importantes del sur de Francia.

Día 3: Marsella (Francia) – Pisa (Italia), que decir de Pisa, aquí podremos ver la Torre de Pisa.

Día 5: Pisa (Italia) – Venecia (Italia), Venecia sin duda una de las ciudades más apreciadas por los turistas.

Día 6: Venecia (Italia) – Liubliana ( Eslovenia), capital de una de las antiguas provincias de la extinta Yugoslavia.

Día 7: Liubliana ( Eslovenia) – Graz (Austria), una ciudad con encanto de Austria.

Día 8: Graz (Austria) – Viena (Austria), la ciudad de los Austrias, si quieres ver una ciudad imperial, este es tu lugar.

Día 9: Viena (Austria) – Mauthausen (Austria). En Mauthausen podemos visitar el campo de exterminio de la Segunda Guerra Mundial, que te hará poner los pelos de punta.

Día 10: Mauthausen (Austria) – Muldorf ( Alemania). Ya estamos en Alemania.

Día 11: Muldorf ( Alemania) – Munich (Alemania). Munich una de las ciudades más emblemáticas de Alemania.

Día 12: Munich (Alemania) – Liencestein (Liencestein), el pequeño principado independiente del centro de Europa nos hará viajar a un cuento de hadas de la época victoriana.

Día 13: Liencestein (Liencestein) – Zurich (Suiza), Zurich ciudad bonita donde la haya, encajada entre montañas de incomparable belleza.

Día 14: Zurich (Suiza) – Berna (Suiza), parecida a Zurich, es la capital de Suiza.

Día 15: Berna (Suiza) – Lyon (Francia), una de las ciudades más conocidas de Francia.

Día 16: Lyon (Suiza) – Montpellier (Francia)

Día 17: Lyon (Francia) – San Sebastián (España), una paradita en el País Vasco para que podamos disfrutar de la buena cocina antes de volver.

Día 18: San Sebastián (España) – Madrid (España), volvemos a casa.

Descubre los encantos de Colonia

Colonia (Köln en alemán), a orillas del río Rin, es la ciudad alemana más antigua. Una localidad cosmopolita, animada y con numerosos atractivos culturales e históricos.

El centro de la ciudad quedó completamente destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Su reconstrucción siguió el estilo de los años 1950, pero se respetó la disposición y el estilo medieval de las calles. En pleno centro encontramos su preciosa y majestuosa catedral de estilo neogótico, que fue incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad en 1996.

Köln destaca por su variada oferta de museos. Algunos de los más importantes son: El Museo Romano-Germánico, de obras de la antigüedad); El Museo Wallraf-Richartz, de artes plásticas; El Museo Ludwig, de arte contemporáneo; y el Museo del chocolate.

Su gastronomía presenta notables influencias extranjeras que le aportan variedad e importancia. Además de las salchichas típicas alemanas, destacan tanto el pescado como la carne, siempre acompañados por puré de patata, patatas fritas o chucrut (Sauerkraut). El plato más típico es el “Rheinischer Sauerbraten”, un adobo de carne de caballo acompañado por un guiso agridulce.

Como ya he comentado al inicio del artículo, Colonia es una ciudad muy festiva. La bebida oficial de Colonia es la famosa cerveza local Kölsch, suave y refrescante, que tendrá la ocasión de degustar en alguna de las muchas cervecerías (brauhaus) de la ciudad.

Cada fin de semana, los jóvenes habitantes y los turistas recorren las innumerables discotecas, clubes, bares y salas, principalmente en el barrio estudiantil de Kwartier Latäng, pero también en los barrios de Friesenviertel, Belgischer Viertel o al sur, en la Südstadt. Además, sus conocidos carnavales, también llamados “Fastelovend”, convierten Colonia en un delirio total.

Cadaqués, conquistadora de artistas

En el extremo más oriental de la Península Ibérica, separada y protegida por la alta montaña, encontramos una pequeña localidad cuya belleza ha cautivado a algunas de las mejores mentes del siglo XX. Se trata de Cadaqués, aislada durante gran parte de su historia. pero que ha sabido conservar prácticamente intacta su virginidad y un carácter singular y característico, sobre todo en el habla. Y es que su catalán posee especiales matices que no hacen más que dar un aire exclusivo a la villa.

Los elegantes tonos blancos de las fachadas hacen que las estrechas calles adquieran un sabor especial, un ambiente único en el que cada paso tiene una belleza mayor que el anterior. Cada arteria del pueblo nos conduce por un camino empedrado que comunica la vegetación de la montaña con las encantadoras calas y playas que dan al Mediterráneo. Es un paisaje idílico, una imagen de contraste capaz de enamorar.

Precisamente enamorados terminaron algunos de los artistas más influyentes del pasado siglo. La viveza de los colores y esa atmósfera inigualable que se respira en la localidad, llamaron la atención de Salvador Dalí y Marcel Duchamp. Estas dos mentes en ocasiones indescifrables establecieron aquí su lugar de veraneo; pero no fueron los únicos, ya que muchos otros siguieron el mismo camino y disfrutaron de varias estancias en Cadaqués. Es el caso de Picasso, de Miró o de Federico García Lorca.

La belleza natural mencionada se complementa con el Parque Natural del Cabo de Creus, que posee zona marítima y zona terrestre. Pero en el pueblo existen más motivos de interés, como la Iglesia de Santa María construida en el siglo XVII, la Casa Museo de Dalí situada en la bahía de Portlligat o el Festival Internacional de Música.

Turín, paisaje de contrastes

Turín se sitúa muy próxima a la frontera con Francia, y constituye un paisaje de continuos contrastes en el que naturaleza y monumentos se unen para ofrecer al viajero un lugar inigualable. La ciudad se encuentra bañada por el río Po y abrigada y protegida por el carácter imponente de los Alpes. La historia se respira en cada una de sus calles, pero también la modernidad, ya que la vanguardia ha sabido convivir armoniosamente con la tradición para brindar a la urbe un carácter universal.

Foto: Vueling

Foto: Vueling

Culturalmente es una ciudad con gran riqueza, y son muchos los lugares que debes visitar. Destaca la Mole Antonelliana, símbolo de la ciudad, el Museo Egipcio, la inmensa Catedral que alberga la Sábana Santa, la Puerta Palatina, el Santuario de la Consolata o diversas basílicas. El aroma de sus calles y sus plazas nos envía al pasado mientras nos muestra esculturas y múltiples iglesias en las que sólo la fachada es un regalo para la vista. Las universidades también merecen una visita, con edificios como el Castillo de Valentino.

A lo largo de la historia, Turín ha tenido gran presencia y mayor importancia. Cavour, el mayor artífice de la unificación del país nació y falleció aquí. Pero también la Casa de los Saboya seleccionó este lugar como el idóneo para establecer su residencia. Muestra de ello son el Palacio Real, el Palacio Madama, el Palacio Carignano, el Castillo de Rivoli, el de Venaria (también conocido como la “Versalles saboya”) y el Palacete de Stupingi.

Pero además, como hemos mencionado anteriormente, la tradición también ha dejado parte de protagonismo a la modernidad. Y es que Turín, junto a Milán y Génova, forma el “triangulo industrial” y es uno de los centros de producción automovilística más destacados de todo el mundo, con marcas como Fiat, Lancia o Alfa Romeo.

Descubre la esencia de Cuba

En pleno corazón del mar Caribe se sitúa la isla de Cuba, un lugar que es constante noticia por sus vaivenes políticos y su relación con Estados Unidos. Su capital, La Habana, mantiene con el paso de los años una esencia cautivadora, una magia que emana de cada pared agrietada, de cada fachada descolorida. Es sin duda una escapada que enamora.

La esencia de La Habana

Paseando por el casco antiguo y las distintas calles de la ciudad respiraremos ese aroma diferente, único, y contemplaremos edificios con una arquitectura espectacular y una importancia aún mayor. Construcciones como la Catedral, el Capitolio –una réplica según algunos del que se encuentra en Washington DC-, el Gran Teatro o el Museo Nacional de Bellas Artes son algunas de las obras más representativas, con estilos neoclásicos que difieren de la estética de la mayoría de las casas, construidas en un modo mucho más sencillo pero con un alegre colorido que aporta esa dosis de alegría a las arterias de la ciudad con menos recursos.

La zona más vieja se comunica con la moderna a través del Malecón. Recorrer la costa tras este muro es una de las actividades más turísticas, gracias sobre todo a las increíbles vistas y los edificios coloniales que podemos observar. Las rocas se ven golpeadas por el agua furiosa, formando olas de más de 6 metros de altura. Otra forma de ver la costa es desde la Bahía, y si contamos con la opción de acceder a ella en barco no podemos dejar de admirar cómo penetra la embarcación flanqueada por muchos de esos edificios de la época colonial.

La capital ha sido descrita en numerosas ocasiones, y uno de los que lo hizo con más tesón fue Ernest Hemingway. Premio Nobel y Premio Pulitzer, pasó mucho tiempo en Cuba, disfrutando de este pequeño paraíso centroamericano. El escritor frecuentaba dos lugares con mucho encanto cuya fama se encargó de potenciar: la Bodeguita del Medio y La Floridita. Como él decía: “mi mojito en la Bodeguita, mi daiquirí en La Floridita”. Este último conserva una estatua del estadounidense situada en la barra y es considerado la cuna del daiquirí.

Además, no podemos terminar de hablar de Cuba y de La Habana sin nombrar los puros y el ron. Sobre la bebida podremos conocer más y además degustarla en el Museo de Havana Club, mientras que los puros los veremos fabricar a mano en algunas de las fábricas de la ciudad o en la Casa del Habano.

Escapada a Lugo

El norte de España es un lugar perfecto para una bonita escapada. El calor tan extremo que conquista prácticamente toda la península deja un resquicio, una ciudad, que huye de la norma establecida y en la que el termómetro pocas veces alcanza los 30 grados. Se trata de Lugo, una localidad que en esta época nos permite admirarla sin necesidad de ir cargados con el paraguas.

Al llegar, lo que más nos llama la atención es su majestuosa muralla romana, antiguamente elemento impenetrable de defensa que hoy en día tiene sus puertas totalmente abiertas. Su adarve nos deja un camino de más de dos kilómetros para recorrer la única construcción de este estilo que conserva completo su perímetro, un excepcional paseo ideal para la noche en el que derretir a tu acompañante. La misma civilización dejó otros monumentos como las termas romanas, el puente o la piscina, que se puede contemplar en la Plaza de Santa María.

Foto: galiciaunica.es

Foto: galiciaunica.es

A través de sus calles llegaremos a la Catedral, que de estilo medieval se eleva imponente en el centro de la ciudad. Con una mezcla de estilo románico, gótico y renacentista es uno de los monumentos más atractivos y característicos de la provincia, junto a la afamada Playa de las Catedrales, una maravilla natural que se ubica en el norte de Lugo en la que la erosión del agua y el viento han provocado la formación de unos monumentos de más de 30 metros de altura permitiendo un espectáculo único en el mundo.

En el ámbito de la gastronomía la localidad lucense dispone de una gran riqueza y una enorme generosidad. Algunos de los habitantes comentan que sales a tomar unos vinos y vuelves a casa totalmente cenado, gracias a las muchas tapas que te proporcionan los hosteleros con cada consumición. En los restaurantes, los chefs han sabido fusionar a la perfección la tradición de la cocina gallega con los métodos actuales, a través de unos exquisitos productos de la tierra que darán a tu paladar sabores inigualables.

Costa Amalfitana, el encanto del sur de Italia

¿Conocéis Italia? Seguro que ya te ha venido a la cabeza las ciudades de Roma, Florencia, Pisa o Milán. Claro, son las más conocidas. Pero Italia también esconde otros muchos rincones no tan famosos y que merece la pena ir a visitar. Puede que estos sólo sean conocidos por los propios italianos o por personas, que como yo, han hecho un Erasmus en el sur de la península Itálica. Hablo de la Costa Amalfitana, de sus calas, de sus playas cristalinas, del encanto que tienen los 13 pueblos que componen esta ruta por la Costa de Amalfi. 

Situada en el mar Tirreno, la ruta comienza a lo largo del golfo de Salerno, y comprende algunos de sus pueblos más famosos, como Positano o Ravello, y obviamente la bonita Amalfi. La pendiente de los montes Lattari, es una sucesión de valles y montículos entre calas, playas y terrazas, donde descubrirás el contraste de los amplios cultivos de cítricos, de ahí el original limoncello de Amalfi, algo que no debes perderte si vienes por esta zona.

Comenzando por Salerno, donde es fundamental una visita al castillo medieval de Arechi que domina la ciudad desde lo alto. A tan sólo 3 kilómetros al oeste, surgen Vietri sul mare, pueblecito conocido como la cuna de los azulejos, sobresaltando la Iglesia de San Giovanni Battista. A continuación los pueblos de pescadores de Cetara y Maiori, las playas más frecuentadas debido a sus cómodas playas de arena fina, y destacan las bellas iglesias de San Pietro y Santa Maria a Mare. Sin olvidaros de Capo d’Orso, un punto panorámico excelente donde podrás echar las mejores fotos. Desde Maiori se puede optar por una desviación  hacia el interior para llegar a Tramonti, tierra de maestros de la pizza. Prosiguiendo, en cambio, a lo largo de la costa, aparece Minori, el edén de la costa por su clima ventilado y fresco. Atrani está lejos del turismo de masa, y conserva gracias a ello toda su autenticidad marinera.

Es en este punto aparece un desvío hacia el pueblo de Ravello,  que situado a 350 metros de altura supone uno de los encantos de la costa por la elegancia de sus villas que como Cimbrone, destaca por sus preciosos jardines. Y descendiendo por fin llegamos hasta Amalfi, que da nombre a la costa, es obligatoria una visita a la catedral de Sant’ Andrea Apostolo, de estilo árabe siciliano, con su fantástica escalera y magnífico claustro.

Poco después de visitar Praiano, llegamos a Positano, el lugar de vacaciones de esta costa por excelencia. Impresionantes las vistas con sus blancas casas que descienden hasta el mar agrupadas en torno a la Iglesia de Santa Maria Assunta. Pero lo verdaderamente típico de este pueblo son sus callejones repletos de tiendas donde comprar productos artesanos locales. Es recomendable la via hacia el pueblo de Sorrento, la ciudad de los jardines cítricos que abraza el golfo de Nápoles, y además es el punto de partida ideal para una excursión hacia las islas de Capri, Isquia, o Nápoles, Pompeya y Herculano. Y el último pueblo de la Costa Amalfitana es Conca dei Marini, que forma parte de Massa Lubrense en la costa sorrentina.

No creo que puedas disfrutar de unas mejores vacaciones que las que pases en el sur de Italia, donde además de probar la mejor pasta y pizza, te sorprenderás de unos paisajes naturales excelentes. Y como diría un buen italiano: Ci vediamo presto!